Home » NUESTRA HISTORIA

La leyenda  de una tradición milenaria.

Este típico irlandés de mediados del siglo XIX, fue descendiente de uno de los clanes más legendarios de la antigua Irlanda.
Según narra la historia, Angus fue el único de todos los descendientes que conservó intacta una milenaria receta que se transmitía de padres a hijos, en la cual se detallaba la fórmula para fabricar una clase de cerveza de color oscuro, de sabor vigoroso y amargo.
Esta cerveza se hizo famosa en aquellos tiempos por ser la bebida que mejor acompañaba a los mariscos, ostras y cazuelas que tanto deleitaban a los marinos de todas partes del mundo que anclaban en un pequeño puerto cerca de Kilkee, pueblo situado al sur oeste de Irlanda.

Angus O´Connell, luego de navegar por los mares del mundo y tras haber juntado tantas experiencias y vivencias, establece en su pueblo natal una taberna donde elabora esta famosa cerveza junto a los platos más exquisitos.

A los 102 años de edad deja de existir sin poder continuar con la tradición familiar de transmitir esta famosa receta, ya que su único hijo y heredero desaparecio en una travesía marítima cinco años antes.

Hoy día el espíritu de Angus sigue vivo y se encarna en un Irish Pub que lleva como nombre "O´Connell´s" en honor a aquel viejo que supo conservar la tradición, escribiéndola en el dorso de un retrato que le habia pintado su propio hijo antes de morir. De esta manera, él pensó que quien hallara el mensaje oculto tras su retrato podría adoptar la sangre O´Connell y seguir la tradición.

El 14 de febrero de 1971 es encontrado el retrato en el sótano de la vieja taberna que iba a ser demolida. Un anticuario se hace cargo de la misma y la vende cinco años más tarde a un coleccionista de retratos, quien luego la canjea y así pasa de mano en mano sin que ninguno de ellos descubra el gran secreto.

Años más tarde llega a manos de unos jovenes quienes, al ver la pintura quedan deslumbrados por la mirada del viejo y la compran con la intención de adornar una cervecería que estaban por abrir.

La identidad de quienes descubrieron el secreto es insignificante al lado de la tradición que ellos mismos decidieron seguir luego de haberlo encontrado. Lo único que revelaron fue una estrofa que encabezaba el texto oculto.
"Quien encuentre este manustrito está destinado a conservar una tradición milenaria. No va a ser el azar quien dictamine al heredero, voy a ser yo mismo quien lo elija. Mi mirada será el reflejo de la mirada del retrato y quien se sienta atraido por ella dará indicios de que siente el calor de mi sangre. Solo así en algún tiempo y en algún lugar, cederé este beneficio y será Dios quien le dará lugar a mi alma para que por fín descanse junto al clan O´Connell luego de haber cumplido mi palabra...".